bolivia frente a un nuevo estado


image
Bolivia
Frente a un Nuevo Estado
Carlos Mesa Gisbert

Por primera vez desde que la ONU hace estadísticas mundiales, Bolivia dejó el que parecía sempiterno penúltimo lugar del hemisferio como una de las dos naciones más pobres de las tres América.  El Informe de Desarrollo Humano 1996 del PNUD indica que Bolivia ocupa el lugar No. 111 de entre 174 naciones, por encima de Guatemala (112), Honduras (114), El Salvador (115), Nicaragua (117) y Haití (145). No es un avance espectacular, pero quiere decir que las características de pobreza aguda que vive gran parte de la población boliviana han mejorado en algo: en lo económico, con un crecimiento sostenido a un promedio de 3% anual del PIB desde el comienzo de los 90 después  de una caída muy grave en la primera mitad de los 80; un incremento notable de la población urbana en relación a la rural (58% -  42%, frente a la relación 41% -59% de 1976); una mejora moderada de algunos indicadores sociales como el alfabetismo (el 20%  de la población es todavía analfabeta, frente al 37% en 1976); y la mortalidad infantil  (74 niños mueren de cada 1000 nacidos vivos, contra 151 en 1976), y una esperanza de vida al nacer de 61,5 años, frente a 54 años en 1976.  Sigue siendo cifras terribles en el contexto  de sus vecinos  sudamericanos, pero están bastante por encima de lo que el país ofrecía hace una década.

El gran drama  boliviano sigue sin embargo vinculado a los espantosos niveles de pobreza en el área rural.  Más del  90% de la población rural boliviana vive en condiciones de pobreza y extrema pobreza, cifras equivalentes a los países más pobres del África subsahariana.

Lee el documento completo: bolivia frente a un nuevo estado