callaú. el carpintero del arte


image
CALLAÚ. EL CARPINTERO DEL ARTE
Carlos D. Mesa Gisbert

Nobles y fecundas las manos de su padre, Tomás Callaú. Estuvieron siempre entregadas al trabajo, a la fabricación de objetos pensados y hechos para ser usados, para ser vividos. Noble el carpintero, fecunda la carpintería.

Los ojos de Marcelo Callaú niño, se alimentaron de esa transformación de la materia, del ruido de las sierras, el repiqueteo de los martillos, el movimiento firme de los formones y las gubias, el deslizarse pertinaz del cepillo. Tomás sería, sin adivinarlo quizás, el puente entre Marcelo y el arte. El pequeño veía en el taller de carpintería algo más que la madera trabajada y utilitaria, veía un proceso, la condición mágica de los humanos, la de transformar, crear y recrear.

Lee el documento completo: callaú. el carpintero del arte